Creando un ecosistema emprendedor

He encontrado en mi mesa un gráfico, que nos entregó hace meses en una reunión el anterior embajador de EEUU en España, Alan Solomont. Solomont, además de un gran tipo, es un gran defensor de los emprendedores y del potencial de los ecosistemas emprendedores para crear riqueza en un país (espero que el nuevo embajador mantenga su línea de trabajo en España!).

En fin, volviendo al gráfico, está basado en un estudio de Daniel Isenberg, Profesor de Babson College, y se refiere a los pilares de un ecosistema emprendedor:

EES-Domains-and-Pillars

Ya he escrito en este blog, que la creación de un ecosistema emprendedor no es un proceso sencillo, ni que se pueda dejar al azar. Se trata de identificar nichos de negocio y las personas adecuadas, que puedan desarrollar actividades que tengan verdadero impacto social y económico y darles las herramientas necesarias para que puedan tener éxito.

Suena fácil, pero no lo es, en absoluto, un ecosistema emprendedor se compone de cientos de elementos y me gusta mucho como Isenberg los agrupa en seis áreas clave.

1. Mercado: incluyendo los primeros clientes y las redes que son fundamentales para el desarrollo de una startup, como las redes de emprendedores (aka Chamberi Valley) o la presencia de multinacionales con capacidad de arrastre.

2. Políticas: incluyendo un apoyo real de las autoridades y organismos públicos, tanto  a nivel legislativo como creando un marco legal que favorezca la creación de empresas y su expansión.

3. Financiación: tanto acceso a la financiación bancaria como un suficiente número de business angels con experiencia y entidades de capital riesgo capaces de acompañar el crecimiento internacional de la startup.

4. Cultura: para mí un factor clave, incluyendo dar visibilidad a los éxitos y elevar el estatus social del emprendedor, así como una cultura de tolerancia al riesgo y el fracaso.

5. Soporte: que cubre tanto la infraestructura, como la presencia de incubadoras, asesores legales y financieros, mentores, ONGs que apoyan a emprendedores, etc. En este área creo que en España vamos bien servidos!.

6.  Capital humano: que cubre el talento y formación de los individuos y la calidad de la enseñanza del ecosistema.

Isenberg hace hincapié en que cada ecosistema es único, porque se conforma de interrelaciones dinámicas entre cada uno de los pilares mencionados. Por tanto, es un error tratar de copiar el modelo estadounidense en España, si no que es necesario hacer un acercamiento local al desarrollo del ecosistema.

Isenberg menciona 9 recetas para crear un ecosistema emprendedor saludable:

1. Dejar de emular Silicon Valley

2. Conformar el ecosistema alrededor de las condiciones de contorno locales

3. Contar con el apoyo del sector privado desde el principio

4. Favorecer las oportunidades con mayor potencial aunque mayor riesgo

5. Conseguir algunos grandes éxitos y celebrarlos públicamente

6. Fomentar el cambio cultural proactivamente

7. Fijar las raíces para asegurar que las empresas tienen suficiente fuerza para sobrevivir

8. Ayudar a los cluster que se creen de forma espontánea a crecer de forma orgánica

9. Reformar las leyes y marcos burocráticos para favorecer la creación de empresas y el desarrollo de las mismas.

Un punto muy interesante que menciona Isenberg y que llevo años defendiendo es que debe ser prioritario atraer emprendedores más allá que tratar de crearlos todos localmente. Así será posible descubrir que es lo que los emprendedores necesitan y buscan y armarles con los recursos, soporte y mentoring necesario para que tengan éxito.

Un pequeño grupo de emprendedores de empresas con altísimo crecimiento pueden tener un impacto brutal en cambiar la mentalidad de la sociedad, crear empleo y fortalecer el ecosistema. Chile e Irlanda están haciendo un gran trabajo en atraer esos emprendedores y cambiar la actitud de toda una generación respecto a la asunción de riesgos y la generación de nuevos proyectos.

Creo que el papel del gobierno en todo esto, debe ser únicamente para eliminar obstáculos, y para liberar todo el potencial y energía emprendedora de los individuos. Ayudando en aquellas iniciativas que ya han surgido de forma natural, en vez de intentar crear nuevos y artificiales clusters de innovación, que muchas veces esconden millonarias operaciones inmobiliarias .

A veces, quizá, hace falta que nos dejen en paz, en vez de intentar dirigir lo que hacemos y cómo, sin entenderlo.

¿Qué hace al emprendedor? #ivlp

¿Qué separa a los emprendedores de la gente que detecta una necesidad y piensa “seguro que ya hay alguien haciendo algo al respecto” o “quizás en el futuro haga algo en ese campo”?. El emprendedor decide lanzarse a resolver el problema él mismo.

Simplemente armado con sus conocimientos (tanto de su experiencia como estudios), sus relaciones personales y profesionales y lo que es como individuo (sus pasiones) se enfrenta con la gestión de la incertidumbre futura. No se trata de predecir el futuro, si no de controlarlo a medida que sucede. 

Estudios de la SBA (Small Business Administration) de los Estados Unidos, indican que si uno de tus padres ha sido emprendedor/empresario, tienes el doble de posibilidades de terminar siendo emprendedor.

Creo que este dato refuerza la idea de que el emprendedor no nace, si no que el espíritu emprendedor se desarrolla durante toda la vida, y por tanto, una actitud abierta hacia el emprendimiento en el entorno familiar facilita mucho decantarse por esta opción de carrera y de vida. Además, estudios de la Universidad de Warwick, demuestran que los empleados por cuenta propia tienen mayores niveles de satisfacción personal y profesional, por más que sospecho que los encuestados tienden a olvidar los intensos “low points” de la montaña rusa emocional de este viaje y quedarse con los recuerdos más bonitos :).

Es fundamental que consigamos reducir la aversión al riesgo en nuestra sociedad, al menos al riesgo razonable :), y hacer el acto de emprender un proyecto una actitud aceptada, valorada y dentro de la normalidad. Y también que podamos enseñar a futuros emprendedores que son las personas las que dan forma a las ideas y los proyectos, las que definen el futuro, más que aprender gestión de recursos y estrategias de negocio.

Otra interesante conclusión del estudio de Warwick es que los tests psicotécnicos y de personalidad realizados en niños no tienen ninguna correlación con su probabilidad de ser un emprendedor al alcanzar la edad adulta. Lo que marca la diferencia es el acceso de cada individuo al capital, formación, conexiones y asesoramiento necesario.

Así que, quizá más que enseñar emprendimiento, podemos centrarnos en crear las condiciones de contorno necesarias en el ecosistema para que las personas con la pasión necesaria, se decidan a cambiar el mundo, con los medios necesarios.

Cómo se construye un ecosistema emprendedor #ivlp

Una de las reuniones más interesantes de mi viaje por EEUU, ha sido sin duda el encuentro con Kevin Koym, fundador y CEO de Techranch, una de las aceleradoras de startups tecnológicas más exitosas de Austin, Texas.

Para los que no lo sepais, Austin se ha convertido en pocos años en uno de los ecosistemas de referencia para emprendimiento tecnológico en EEUU, sólo por detrás de Silicon Valley y compitiendo mano a mano con Boulder (Colorado), Seattle y Boston.

Así que es un ejemplo mucho más interesante para Madrid, como modelo, que el de un Silicon Valley difícilmente replicable, como hemos hablado muchas veces.

7-hottest-startup-scenes

Hablamos con Kevin sobre el papel de las aceleradoras, ahora que la burbuja emprendedora ha hecho que florezcan como setas tanto en EEUU como en España. En EEUU tan sólo dos aceleradoras en fase semilla están funcionando realmente bien: Ycombinator y TechStars, mientras que el resto de empresas salidas de las aceleradoras tienen que pasar un auténtico calvario para encontrar financiación al terminar su periplo. ¿Os suena esa situación?.

Kevin sostiene, y estoy totalmente de acuerdo, que las aceleradoras crean concursos de belleza que difícilmente casan con las dinámicas necesarias para formar una startup de éxito a largo plazo. Se produce un foco excesivo en las mecánicas necesarias para desarrollar un negocio (aunque sean maravillosas mecánicas de lean startup) y en las estructuras necesarias a nivel organizacional para responder con las necesidades de la empresa. Pero apenas se incide en cuales son las motivaciones del equipo emprendedor, clave para que puedan soportar la presión inicial y también para que puedan adaptarse y pivotar cuando reciben información y palos del mercado. Y sobre todo, no se trabaja en la creación de una cultura en el ecosistema.

startup ecosystem components

Techranch es diferencial en ese aspecto, al enfocar todo su proceso en el emprendedor, más que en la idea o incluso en la ejecución. Qué motiva al emprendedor y cómo hacer que los emprendedores se ayuden, compartan y creen valor unos con otros. Opina Kevin que esa cultura de apoyo entre emprendedores es la que crea un ecosistema valioso y que es un factor diferencial de Austin frente a Silicon Valley o Boston.

Creo que en Madrid también es importante que dejemos de trabajar de modo aislado y encontremos cual es la conversación emprendedora que se tiene en nuestra ciudad. Si en Silicon Valley todo gira en torno a levantar la ronda de financiación más grande, en Nueva York se trata de cuánto dinero tienes, en Washington cuánto poder acumulas y en Austin de quién eres como persona, qué es lo que te apasiona, aunque sea una locura. Muy ligado al lema “keep Austin weird“, que se encuentra por toda la ciudad.

Creo que el discurso de Madrid puede ser “cómo ser creativo, viviendo bien“. Para mantener nuestra calidad de vida y felicidad general, tenemos que tener un gran foco en ser creativos y productivos, creando nuevas formas de afrontar retos de usabilidad o desarrollo. En nuestra ciudad, tenemos que usar las limitaciones de nuestro ecosistema a nivel de financiación o renombre, como armas arrojadizas para ser más arriesgados en nuestras propuestas de negocio y para atraer al talento por el ambiente acogedor y la calidad de vida de la ciudad.

No hacen falta “fancy buildings” para crear un ecosistema vibrante, si no una mentalidad abierta y colaborativa, ganas, muchas ganas y retroalimentar el proceso, de modo que los emprendedores con exit-o ayuden a los que están empezando. Todo revierte en la base de la pirámide que plantea Kevin (harvest pyramide) como esquema para una aceleradora o para un ecosistema.

harvest pyramid

La tribu de emprendedores, bebiendo de la cultura de la ciudad, es la que sustenta todo lo demás, con networking de alta calidad que fomenta la ayuda mutua y compartir habilidades y conocimientos. Es la que permite que los programas puntuales de emprendimiento, o la parte estructural (instalaciones, backoffice..) ayuden a la consolidación de los proyectos, para que aquellos más viables que alcancen tracción puedan formar la punta de lanza del ecosistema como antenas de atracción de talento, visibilidad y financiación. 

Creo que Chamberi Valley puede ser un buen reflejo de la parte superior de la pirámide de nuestro ecosistema local, con una responsabilidad cada vez mayor en definir la cultura emprendedora de Madrid y en hacer que la tribu local sea cada vez más potente y cohesionada.

Queda mucho por hacer…

 

A vueltas con la ley de emprendedores

miguel arias en emprendetve

La semana pasada me entrevistaron en el programa emprendeTV, del Canal 24h, contraprogramando al telediario, ahí es nada. El objeto era compartir mi opinión, como emprendedor, sobre las medidas anunciadas por el gobierno en el último consejo de ministros.

La celebérrima ley de emprendedores sigue en boca de todos, pero después de más de año y medio de espera, soy terriblemente escéptico al respecto.

Espero que los anuncios realizados no se queden de nuevo en titulares, y desgasten un poco más el concepto del emprendedor como salvador de la crisis y héroe anónimo. Y etéreo.

Todo el mundo quiere a los emprendedores ahora, como se quiere a los gatitos o a los bebés. Pero no sé cuánto ha calado entre la clase política el convencimiento de que los emprendedores (y en particular las startups tecnológicas de alto potencial de crecimiento) son los generadores de empleo neto frente a las grandes empresas que lo están destruyendo, con la crisis.

Tampoco sé si han entendido que no hace falta crear más ventanillas únicas, porque el problema fundamental no está en la burocracia. Tardar 1 día o 2 semanas en crear la S.L., no es para nada, el principal escollo que te vas a encontrar cómo emprendedor.

Quiero ser optimista y pensar que las medidas anunciadas van por el buen camino, si es que se aplican. Porque el gobierno no debe sólo legislar, si no  garantizar el cumplimiento de las leyes. ¿De qué nos sirve que se regulen los periodos de cobro de grandes empresas y administraciones, si en la práctica, todos se saltan los límites legales a la torera y seguimos cobrando a 180, 365 o, señor!!, 500 días?.

Por otro lado, no olvidemos que los emprendedores buscamos medidas que potencien el crecimiento, no la contracción. La pasada reforma laboral parece diseñada para abaratar el despido (necesidad y exigencia de la patronal), pero no para facilitar la contratación. Necesitamos bonificaciones de las cargas sociales de los nuevos contratos, pero no sólo durante el primer año o para colectivos muy determinados. Y seguimos sin poder contratar a figuras extranjeros, que serían clave para alcanzar posiciones de liderazgo internacional en nuestros sectores.

De las medidas esbozadas por la Vicepresidenta Saenz de Santamaría, las que más me han interesado son estas dos:

Ventajas fiscales para los inversores

Ser Business Angel en España es, todavía, un hobby carísimo. Como he dicho en otras ocasiones, creo que lo hacemos fundamentalmente por apoyar a otros emprendedores, realizarnos personalmente y devolver a  la comunidad.

Pero el riesgo asumido es altísimo, y si llegaras a tener alguna ganancia, tienes que tributar las ganancias como si fueran plusvalías por venta de acciones del mercado continuo (con liquidez y riesgo muy inferior) Y en muchos casos, no puedes declarar perdidas en las inversiones fallidas, porque las startups invertidas se convierten en zombies empresariales, pero sin cerrar por completo

Si finalmente se aprueba una deducción de las inversiones en startups del 20 %, eso permitirá que mucho más dinero fluya hacia estos sectores, en vez de quedarse en alternativas, que hoy día, son mucho menos productivas para nuestro país (como el ladrillo).

Segunda oportunidad empresarial

Es muy importante que no se penalice el “fracaso honrado”.  Me refiero a personas con ilusión y empuje y mucho trabajo, que asumen riesgos razonables y no consiguen sacar adelante sus proyectos, por falta de encaje, mala suerte, o vaya usted a saber por qué.

Los estudios demuestran que las empresas que vuelven a empezar tienen más éxito y una mayor supervivencia que la media de las empresas que empiezan; crecen más deprisa y dan más empleo. Falta saber cómo se limitará realmente la responsabilidad de los emprendedores y cuáles serán los mecanismos que permitan compensar las deudas contraídas y poder volver a empezar.

Y también queda por ver, cómo reaccionará la sociedad con el estigma del fracaso empresarial, porque por desgracia, en este país, si tienes éxito has tenido suerte y si fracasas, eres un torpe.

Otras medidas que he podido leer y que no quiero dejar de comentar son las siguientes:

Apoyo fiscal a emprendedores

Parece que se pretenden instalar deducciones fiscales por inversión de beneficios. Me parece interesante, aunque la realidad es que las startups no suelen tener beneficios los primeros años. Temo que sea una medida que facilite la ingeniería financiera para empresas más consolidadas.

Visado de emprendedores

Me parece muy importante que lo pongamos en marcha, siguiendo el modelo ya presente en países como Chile, Reino Unido o Canada.

Para crear un ecosistema potente es clave atraer emprendedores extranjeros. Aquí hay talento, buenas comunicaciones y una gran calidad de vida. ¿Podemos ser el Silicon Valley europeo?.

De todos modos, aunque atraigamos el talento emprendedor en una fase inicial, si el ecosistema de financiación no permite a los proyectos crecer en España, se irán a Londres o EEUU en cuanto tengan tracción. Y necesitamos crear campeones nacionales, que se establezcan en nuestros ecosistemas y actúen como polo de atracción para otros proyectos. Faltan startups españolas que facturen más de 100 Mill de euros y sigan establecidas en España.

Establecimiento de ayudas a la internacionalización de nuestras empresas

No creo en los manuales de internacionalización o los cursos prefabricados. Sí que creo en cambio en el valor de compartir experiencias con otros emprendedores que están pasando por procesos similares.

Además, la ayuda a viajes de prospección nos ayudó mucho a internacionalizar Imaste en su momento y nos permitió superar la crisis vendiendo fuera.

Pero ¡cuidado!,  debemos eliminar por completo el turismo de negocios subvencionado por las administraciones. Pseudo-emprendedores que van de misión comercial en misión comercial, sin reunirse con nadie, para ver mundo.  Hay que sacarle partido a esos viajes y evaluar resultados por parte de todos los agentes implicados.

El ICEX puede apoyar mucho a la internacionalización de las empresas, pero tiene que adaptarse a las nuevas tipologías de empresas (tecnológicas, web) y ser más flexible en sus iniciativas y programas.

Criterio de devengo en el IVA. 

Parece obvio, pero no queda nada claro cómo se va a aplicar, y todavía faltan meses para que entre en vigor. Temo que se quede en otro titular.

¿Y qué es lo que falta?

Lo primero es que los políticos dejen de buscar la foto con los emprendedores, y ayuden a desactivar esta burbuja irreal, en la que emprender es supercool, aunque no tengas ni siquiera una empresa.

Necesitamos que nos dejen trabajar, que no subvencionen proyectos vacíos, si no que ayuden a crear un ecosistema potente, un marco legislativo favorable y una sociedad que entienda los riesgos del emprendimiento, pero no los tema.

Faltan más medidas sociales, que incidan en el factor cultural como barrera al emprendizaje. Aunque el aspecto social ha mejorado mucho, es necesario que la creación de iniciativas empresariales forme parte de nuestra cultura.

El emprendizaje no debe ser una asignatura, si no parte transversal del proceso formativo. Hay que enseñar a los niños a crear cosas, entender los recursos necesarios para desarrollar actividades empresariales, jugando. Y fomentar la aparición de roles cercanos, quizá Amancio Ortega parezca demasiado lejano. Creo que hay que mostrar que sí es posible, que se puede hacer.

Hay ya varias spin-offs de éxito, formadas por miembros del equipo de IMASTE, que han visto que si nosotros, tontos de capirote, hemos podido montar una startup con garantías, ¡es posible conseguirlo!.

Propongo mostrar los procesos de formación de una empresa (desde la idea hasta el establecimiento, los primeros clientes, etc) en  la TV, en horario prime-time. Nadie sabe qué es lo que hacemos realmente. Lo que trabajamos y nuestras incertidumbres.

Por último, no podemos olvidarnos de la importancia del Ecosistema emprendedor.

Es muy difícil construir un Silicon Valley europeo. Lleva tiempo, exige un complejo equilibrio de financiación, cultura emprendedora, universidades integradas con el tejido empresarial, mentalidad internacional, atracción de talento, mercado potente…

Pero se pueden hacer cosas en Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao… Wntre ellas, fomentar el  networking de calidad entre emprendedores.  La ayuda mutua, sin apoyos oficiales, y poder llorar en el hombro de otro compañero que entiende tus miedos y frustraciones

En Chamberi Valley, en medio de la crisis, más de 30 emprendedores tecnológicos dan empleo más de 400 personas y estamos convencidos de que se puede trabajar desde aquí, para sacar a este país de la crisis

Que la ley de emprendedores, como la inspiración, nos encuentre trabajando…

P.s.- Aquí podéis ver mi intervención en el programa y la de verdaderos expertos como Montse Mateos, Soraya Mayo y Paco Moreno.

0. Cómo vender tu start-up, antecedentes (0-8)

Una vez que anunciamos la adquisición de IMASTE por ON24, hace un par de semanas, varios amigos y lectores me animaron a contar en detalle la experiencia en este blog.

No puedo escribir específicamente sobre la operación, ni mencionar detalles del acuerdo, pero sí que querría compartir con vosotros una serie de reflexiones generales sobre el proceso de venta de una start-up. Todas las opiniones son estrictamente personales y no reflejan en modo alguno el resultado o las características particulares de la operación que hemos acordado en IMASTE.

Me hubiera gustado leer algo así antes de empezar nuestra aventura y espero que ayude a que se cierren más acuerdos en España. Como ya he comentado en otras ocasiones, faltan “exits” en nuestro ecosistema emprendedor (aunque el año ha empezado fuerte ;)!) y para muchas empresas de Internet (alto potencial de crecimiento, necesidades elevadas de financiación externa y elevado riesgo tecnológico y de mercado), el proceso de venta forma parte del ciclo de vida natural del proyecto, aunque eso pueda molestar a algunos.

De todos formas, no nos engañemos, aunque saber cómo vender una empresa puede ayudar a que los emprendedores negocien mejores condiciones, lo que de verdad necesitamos en España, son más empresas compradoras, que confíen en los equipos emprendedores patrios, en nuestra capacidad tecnológica y en nuestros mercados naturales (Europa o Latinoamérica).

Voy a estructurar mi serie de artículos sobre la compra-venta de una startup siguiendo el siguiente esquema:

1. Los pasos previos

2. La valoración

3. La LOI: letter of intent

4. Los asesores

5. La due diligence

6. La negociación contrato

7. La comunicación a equipo, clientes y medios

8. He firmado, ¿y ahora qué?

Si queréis que escriba sobre algún tema en particular que no esté cubierto por esta lista, estoy abierto a peticiones del público ;).

¿Empezamos?