23 % de los contratos públicos son para las PYMES en EEUU #ivlp

Voy a ir compartiendo en varios posts distintas ideas, comentarios o reflexiones que voy apuntando durante este apasionante viaje por los Estados Unidos. Están siendo tres semanas muy intensas, con muchas reuniones con emprendedores, responsables públicos, universitarios, ONGs… para entender mejor cómo funcionan los mecanismos de apoyo a la pequeña empresa en los EEUU y cómo se crean los ecosistemas emprendedores fuera de Silicon Valley o Union Square.

Empiezo la serie comentando una ley federal que obliga a las administraciones públicas federales a conceder un 23 % de sus presupuestos a pequeñas empresas. Así, en los contratos es necesario indicar si el presupuesto será para empresas con una serie de características (facturación máxima o estar controladas por minorías) y las grandes empresas no pueden presentarse a esos concursos. A nivel estatal no existen leyes que obliguen a seguir esta tendencia, pero la mayor parte de los estados intentan acercarse al 23 % en sus contratos emulando a la administración federal.

Además, se han establecido iniciativas para facilitar los pagos de la administración a pequeñas empresas, reducir los requisitos burocráticos para presentarse a los concursos o conseguir certificaciones y fomentar las alianzas con empresas más grandes que tienen acceso a capital o investigación avanzada.

Eso sí, en todas partes cuecen habas y faltan penalizaciones por no cumplir con esta ley (aunque el cumplimiento está en torno al 20 % del presupuesto federal) y sigue habiendo muchas trabas para que las pequeñas empresas puedan optar con garantías a los concursos públicos. El principal reto es que las pequeñas empresas tengan suficiente capacidad financiera y operativa para enfrentarse a grandes contratos con un elevado nivel de exigencia.

De todos modos, es una ley interesante, que podríamos aplicar en España, para que todos los concursos tecnológicos no terminen en manos de las grandes consultoras a precios astronómicos.

Me voy a los Estados Unidos… #ivlp

Pero no, para siempre no, al menos, todavía no ;). Todavía conservo la esperanza de que España se convierta en la meca de los emprendedores europeos y que Madrid pueda competir en igualdad de condiciones como hub de inversión y talento con Londres o Berlín.

He tenido la fortuna y honor de ser seleccionado por la embajada americana en Madrid y el Departamento de Estado para formar parte de un International Visitor Leadership Program (IVLP).

Se trata del programa de intercambio profesional más prestigioso de los EEUU, con más de 330 jefes o ex jefes de estado que han pasado por el mismo. Me temo, a la vista de mi selección, que seguirá sin haber ni un sólo presidente español ex-IVLP a medio plazo, aunque Sarkozy, Schroeder, Prodi, Gordon Brown o Blair formaran parte del programa. 🙂

Los americanos tienen claro el valor fundamental de los contactos de calidad para generar oportunidades de negocio y por tanto, invierten en invitar a profesionales con alto potencial tanto del sector público como privado, para que pasen 3 semanas conociendo a interlocutores de alto nivel en EEUU y también para que hagan redes de relaciones entre ellos.

Si posteriormente cada individuo puede traer los aprendizajes y conexiones establecidas de vuelta a su país, y mejorar el ecosistema local, los EEUU tendrán una antena de comunicación y cooperación local, que valorará el esfuerzo realizado en su desarrollo personal y profesional y que seguro que podrá devolver el favor. Suena fácil, pero exige una inversión importante y creer en el programa durante muchos años.ivlp miguel arias

Mi programa trata del desarrollo de emprendedores y pequeñas empresas en Latinoamérica y España, con los siguientes objetivos:

  • Mostrar los factores sociales que influyen en el emprendimiento en EEUU
  • Evaluar las cooperaciones público-privadas para proporcionar capital, crédito, formación y ayuda a los emprendedores a nivel federal, estatal y local
  • Mostrar el impacto de las pequeñas empresas en la economía local, regional, nacional y global
  • Analizar las tendencias del uso de nuevas tecnologías por parte de pequeñas empresas para conseguir mejores resultados en marketing, innovación y desarrollo de negocio

Tengo ganas de entender cómo se han afrontado aquí los retos que tenemos ahora mismo en España, en plena crisis y con una ley de emprendedores incompleta (cuando no, descabellada) y unos ecosistemas emprendedores incipientes, pero todavía muy frágiles.

Me parece, además, muy interesante que en vez de ir a Silicon Valley y Nueva York, el viaje incluya visitas a Austin (Texas), Bozeman (Montana) y Seattle (Washington).

Ya que es virtualmente imposible replicar el ecosistema emprendedor de Silicon Valley o Nueva York, como focos de atracción de talento e inversión globales, me interesa mucho entender como Austin se ha convertido en un tercer polo de innovación tecnológica, ¡aunque improbable!. O cómo Seattle es un modelo de fomento de startups con un componente de emprendimiento social. Y respecto a  Montana, bueno, estoy deseando ir a Yellowstone!!!!

Apenas llevo un par de días de programa en Washington, pero intentaré compartir algunas de las experiencias y aprendizajes en el blog (cuando tenga un rato). Porque es imposible obviar el trabajo durante 3 semanas (o dos días!), así que tendré que compaginar reuniones, excursiones y viajes con conference calls, mails infinitos y “brown dispatching” de lo más variado. De todos modos, es una oportunidad irrepetible.

Y claro, es imposible olvidar que mi mujer es la principal contribuyente neta a este viaje, mucho más allá del esfuerzo del Departamento de Estado, ya que es ella la que se queda con las niñas sola, durante 3 semanas.

Ya puedo buscar un buen regalo…  Sugerencias?.